top-banner

Fantasmas de Piedra - Mauro Corona - Heterodoxos #18

22,00Eur
Editado por:
Altair revista SL
Añadir al carrito:

Descripción:

Fantasmas de Piedra.

Cuando una aldea era el mundo.
Autor: Corona, Mauro.
ISBN: 978-84-937555-8-4.
Páginas 292.
Año de edición 11/2011.

Mauro Corona pasea por las calles desiertas de Erto, la aldea donde creció, en el corazón de los Alpes italianos. A su paso oye gemidos que escapan por las puertas desvencijadas de las casas. Erto saltó a las primeras páginas de los periódicos el 9 de octubre de 1963, cuando una ola gigantesca sobrepasó el embalse del Vajont y arrasó el valle. Fallecieron centenares de personas. Ante el peligro de que reventara la presa, desalojaron a los supervivientes. Los caserones se quedaron vacíos. Sin embargo, cuando Mauro Corona invoca sus recuerdos, Erto revive. De su mano, el fuego vuelve a bailar en hogares que han perdido el techo. Aparecen músicos, herreros, adolescentes en plena primavera, jugadores empedernidos, recios bebedores, imbatibles campesinas, villanos, diablos y héroes anónimos. Mauro Corona consigue un milagro, aunque sea efímero: a lo largo de estas páginas, gritos, risas y sollozos resuenan de nuevo entre las paredes de los viejos “fantasmas de piedra”.

EL AUTOR:
MAURO CORONA (ERTO, DOLOMITAS DEL FRIUL, 1950) nació en el carromato de sus padres, vendedores ambulantes. En Erto hizo amigos para siempre y descubrió su pasión por la montaña. A los doce años se iniciaba en la escalada. De su abuelo Felice, aprendió los rudimentos de la talla de la madera. Una catástrofe marcó el devenir de su pueblo, y su entrada en la adolescencia: el 9 de octubre de 1963, el derrumbe del monte Toc sobre el embalse del Vajont provocó una colosal ola que barrió el valle. Años más tarde Mauro Corona regresó al pueblo abandonado y se puso a trabajar de peón en una cantera de mármol. Lo dejó cuando empezó a vivir de sus esculturas. Su otra pasión, la escalada, lo ha llevado a Groenlandia y a las míticas paredes del parque de Yosemite. Empezó a publicar en 1997, a raíz de un encuentro con Claudio Magris y su esposa, Marisa Madieri, que fue quien descubrió su talento narrativo. Mauro Corona cuenta ya con dieciséis libros. Y se esconde en Erto, hasta el punto que algunos dudan de su existencia.